Tribuna Pública

Tribuna Pública

Francisco Javier Copeño Castro

*Gracias a todos por las felicitaciones a El Diario de la Tarde…

*Festividades religiosas; un negocio de Comités…

*La autoridad debe regular sus acciones…

*Lo que es del César al César y lo que es de Dios a Dios…

Antes de empezar con nuestros comentarios del día, queremos decirle a todos nuestro hipotéticos lectores que, muchas gracias por la infinidad de felicitaciones de que fue objeto nuestro medio de comunicación El Diario de La Tarde, con motivo de estar celebrando su XVII Aniversario y que no sólo El Compita, Julio César Zubillaga Ríos fue quien recibió los parabienes, sino que también todo el equipo de trabajo que formamos parte de; el festejo en fin de semana, estuvo de lo mejor, vimos por ahí a varios amigos conocidos y reconocidos periodistas y políticos que acudieron a felicitar a nuestro Director General, y dicha felicitación era doble, porque por un lado estábamos de fiesta por los 18 años del periódico y por otro, el cumpleaños de nuestro comandante en Jefe, Julio César Zubillaga Ríos. En hora buena y que vengan muchos festejos más, fue el clamor popular en dicha festividad. Para no pecar y dejar de mencionar a alguien en especial, agradecemos en todo lo que vale su presencia a todos, gracias por compartir nuestra alegría de poder compartir el cumplir la mayoría de edad en estas lides, queda mucho por hacer y trataremos de hacerlas para seguir llevándoles a todos ustedes información veraz y prácticamente al momento de los hechos. ¡¡¡Salud!!! Nosotros seguimos en el festejo… Jejejejejejejejejeje. Ahora sí, ya entrando en materia queremos comentarles que, en días pasados se llevó acabo la celebración a la Virgen Morena del Tepeyac, Santa María de Guadalupe, y durante las celebraciones, pudimos observar y escuchar, algunas cosas que no están del todo bien en varias iglesias de colonias y comunidades de nuestro municipio y por ende nos imaginamos que lo mismo sucede en varias partes del Estado y del país. Nos comentaron en varias partes a las que acudimos que, al parecer en todos lados existen dos entes que representan a dos diferentes sectores de la población; uno que presenta a la sociedad civil, con una autoridad que representa al Estado, y otra que representa a la sociedad eclesiástica. Al igual que en los partidos políticos, ambos grupos quieren ejercer el poder para regentear los recursos que se generan por las celebraciones religiosas en los asentamientos humanos de las comunidades. Nos decían que, en dichas fechas, los Delegados y Comisarios de colonias y comunidades quedan marginados por los “Comités religiosos que se forman al amparo de sacerdotes que bien pudieran estarse llevando un buen recurso a sus bolsillos, repartidos entre él y los del llamado Comité de las Fiestas Patronales”, y que incluso por envidia o simplemente por coraje, si no son ellos los que cobren a pisaje a comercios que se asientan en las inmediaciones de las iglesias, llaman directamente las direcciones encargadas de cobrar al comercio, para que sean ellas las que vayan a cobrar y la Delegación o Comisarios de las comunidades no puedan hacerlo a sabiendas que los que se recaude será para beneficio de los vecinos de dichos asentamientos humanos. En Iguala no es la excepción, en algunas colonias existen pleitos desde hace ya mucho tiempo y un ejemplo de ello es en la Colonia Cascalotes, donde desde hace varios años el Comité de la Fiestas Patronales nunca cambia de integrantes según denuncian vecinos de ese asentamiento humano y el Delegado o Delegada que sea nunca la toman en cuenta. Y no sólo es en esa colonia, si bien es cierto que todo el comercio que se ejerce debe ser cobrado e ingresado a las arcas municipales, también es cierto que muchas de las veces los Delegados y Comisarios de las comunidades deben de buscar la forma de cómo allegarse de recursos para mejoras de la comunidad y de alguna forma tiene que recaudar fondos, porque la gente tampoco quiere cooperar, luego entonces cuando hay este tipo de festividades, a los que llegan a vender les cobran una pequeña cooperación para recaudar fondos, pero los envidiosos y malquerientes con tal de que les vaya mal por no ser de su partido o de su agrado obstaculizan cualquier acción llevada a cabo por sus representantes legales, porque representan a las autoridades en turno. ¿No habrá una dependencia de gobierno que regule dichas acciones? ¿Y la subsecretaría para asuntos religiosos que hace al respecto? Seguramente nada, porque de lo contrario no debería permitir que una cosa se mezcle con la otra. Lo que es del César al César y lo de Dios al Dios. ¡Hasta la próxima y salud!  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s